que hacian los druidas en halloween

Descubre qué hacían los druidas en Halloween tradiciones y rituales

El alumbramiento en el interior de una planta bulbosa, la extensa escasez de tubérculos y una innovación en el ámbito mercantil. Así surge Halloween, la celebración más 'aterradora del año', que lejos de ser una creación estadounidense, cuenta con sus raíces en Europa desde hace más de tres milenios.

Exorcizar a las entidades malignas

Según Hutton, la tradición de utilizar nabos o remolachas ahuecadas para producir luz en las noches de disfraces fue ampliamente extendida en algunas zonas. Esto consistía en tallar rostros grotescos en los vegetales y colocar velas en su interior, creando así linternas improvisadas.

Con el tiempo, esta práctica se fue popularizando y se comenzaron a colocar las linternas en los alféizares de las ventanas. Según el profesor Hutton, las personas que realizaban estas linternas las consideraban representaciones de espíritus o seres sobrenaturales, y además las utilizaban para ahuyentar a los malos espíritus. Con el paso del tiempo, esta tradición se extendió por otras partes de Inglaterra, alcanzando gran popularidad.

En la década de 1930, la isla de Irlanda comenzó su proceso de electrificación, y con ello se inició una transformación en la forma en que la gente concebía la noche de disfraces. Con la llegada de la luz a los hogares y calles, la historia de Stingy Jack empezó a desvanecerse. Según Mannion, experto en historia y cultura popular, las luces tuvieron un impacto significativo en la forma en que las personas percibían la noche. Con la eliminación de la oscuridad, la imaginación ya no se desarrollaba de la misma manera, y muchas de las historias relacionadas con la noche de disfraces perdieron fuerza.

Desentrañando la auténtica historia detrás de Halloween

El origen de Halloween tiene sus raíces en un festival pagano llamado Samhain, que se realizaba hace 2.000 años por los celtas en el Reino Unido, Irlanda y el noroeste de Francia. Este evento tenía lugar el 1 de noviembre y servía para celebrar el inicio del invierno y el fin de la cosecha.

Descifrando el simbolismo de la calabaza en Halloween

Debido a la gran cantidad de calabazas producidas durante las primeras semanas del otoño, se optó por reemplazar los nabos por esta hortaliza para alejar al diablo y guiar las almas de los difuntos. Desde entonces, las calabazas se han convertido en un símbolo emblemático de la festividad de Halloween.

Los romanos contra Halloween

Cuando el Imperio Romano conquistó la mayor parte del territorio celta allá por el año 43.d.C, el festival de la cosecha se fusionó con las fiestas tradicionales romanas. Pero, el mismísimo Julio César, en su afán de acabar con las prácticas "bárbaras", intentó erradicar esta celebración. De igual manera, el emperador Claudio se unió a esta cruzada contra el Samhain.

En un intento por romanizar aún más la festividad, que ya había prohibido los sacrificios humanos, se cambió por el festival de Pomona, en honor a la diosa del otoño y las manzanas. Sin embargo, el pueblo nunca olvidó sus creencias ancestrales.

Fue gracias a los sabios brujos y druidas celtas, que mantuvieron unida a la civilización tras la conquista romana, que pudo sobrevivir la memoria de esta celebración. Porque a pesar de los esfuerzos del Imperio, el pueblo no estaba dispuesto a dejar atrás sus raíces y tradiciones únicas.

Las costumbres de los celtas en la víspera del de octubre

En la víspera del 31 de octubre, una noche en la que se dice que los mundos de los vivos y los muertos se entrelazan, se llevaba a cabo un rito con el propósito de guiar a las almas hacia su destino adecuado.

La identidad secreta de Samhain el demonio ancestral

No existe constancia científica ni pruebas históricas que respalden la existencia de alguna deidad o ser maligno conocido como “Samhain”, “Samain” o “Sam Hane”. Sin embargo, para los druidas, “Samhain” era considerado un momento de profundo significado espiritual y uno de los rituales más sagrados en la antigua cultura celta.

De acuerdo a la investigación actual y a fuentes arqueológicas, no se ha encontrado ningún documento o artefacto que mencione la presencia de un dios o demonio llamado “Samhain”. Este término, popularizado en la era moderna, no tiene un fundamento histórico sólido y parece ser resultado de creencias populares erróneas.

En contraposición, para los druidas, “Samhain” era un importante momento en su práctica ritual, que involucraba la conexión con lo espiritual y lo sagrado. Esta fecha era considerada un cruce entre el mundo de los vivos y el de los muertos, y por ende, adquiría una gran relevancia en sus ceremonias y creencias.

Los Misterios del Poder de los Druidas

Los druidas, además de encargarse de los rituales religiosos, gozaban de habilidades sorprendentes en el ámbito de la interpretación de la naturaleza. Además, eran expertos en adivinación del futuro y en la elaboración de pociones curativas con plantas sagradas como el...

Estos sacerdotes no solo se encargaban de los sacrificios, incluidos los de seres humanos, sino que también prestaban asistencia con sus conocimientos prácticos. Gracias a su conexión con la naturaleza, podían interpretar los acontecimientos y prestar ayuda en la medicina con sus pociones elaboradas con plantas sagradas como el...

Las creencias

Según la antigua cosmovisión de los druidas, el dios Samagín invocaba a los difuntos en la oscura noche del 31 de octubre para que cruzasen a "otro mundo". Este mundo, en contraposición al de los vivos, era habitado por los fallecidos. Sin embargo, estos espíritus podían elevarse a "este mundo" de dos formas diferentes, dependiendo de si habían sido "buenos" o "malos" en sus acciones durante los últimos meses.

El juicio de Samagín dictaba que aquellos que no habían cumplido con sus deberes serían reencarnados en animales al caer la noche. Por otro lado, quienes habían actuado de acuerdo a la voluntad del dios, tenían el privilegio de visitar a sus seres queridos en su forma humana y pasar unas horas en sus antiguos hogares antes de retornar al limbo.

Además, los druidas consideraban que la noche del 31 de octubre era sumamente misteriosa. Según la experta en su investigación, esta creencia se fundamentaba en la idea de que el velo que separaba el pasado, el presente y el futuro se desvanecía, convirtiendo a esta fecha en el momento más propicio para toda clase de artes mágicas y, especialmente, para la adivinación y predicción del nuevo año.

Sacrificios y hogueras

Durante los festivales, los celtas llevaban a cabo diversos rituales. Uno de los más básicos consistía en extinguir todos los fuegos que ardían en las casas, con el objetivo de ahuyentar a los espíritus malignos y simbolizar el comienzo de la temporada oscura del año. Así, los pueblos se quedaban a oscuras, iluminados solamente por las gigantescas hogueras encendidas por los druidas en las colinas.

"Los druidas, pertenecientes a la clase sacerdotal celta, encendían nuevos fuegos en las colinas como símbolo del renacimiento de la Naturaleza y de la vida durante la noche de Samhain. En estas hogueras se quemaban ramas de roble, considerado un árbol sagrado por los celtas, junto con ofrendas de frutas, animales e incluso seres humanos. Al día siguiente, los druidas escudriñaban las cenizas y los huesos calcinados para predecir el futuro de la comunidad en el nuevo año", explica la doctora en historia en su obra.

Estos fuegos sagrados eran encendidos con todo tipo de objetos recolectados por los jóvenes días antes de la celebración. ¿Cómo? A través de una costumbre que aún perdura en la actualidad: pidiendo donaciones de materiales de casa en casa para la gran hoguera.

Artículos relacionados