megaesofago en perros que es sintomas y tratamiento

Todo lo que necesitas saber sobre el megaesófago en perros síntomas tratamiento y más

El esófago es un conducto muscular que establece la comunicación entre la faringe y el estómago, siendo crucial en el proceso de transporte de los alimentos a través de contracciones peristálticas. Sin embargo, pueden surgir problemas en su funcionamiento, tales como el megaesófago, que impide su correcto desplazamiento. En este artículo de ExpertoAnimal, abordaremos en profundidad esta enfermedad, que se manifiesta a través de la regurgitación, y exploraremos sus causas y tratamientos necesarios para mejorar la calidad de vida de los perros afectados. Si tu mascota experimenta episodios de regurgitación, es importante tener en cuenta la posibilidad de que sufra de megaesófago. Lee atentamente este artículo en el que hablamos sobre los síntomas y opciones de tratamiento para esta enfermedad, ¡podría ser de gran interés para ti!

El trastorno del esófago agrandado en los caninos una explicación

Megaesófago: un trastorno gastrointestinal en el cual el esófago se agranda de manera anormal. Esto ocurre cuando hay una disminución en la capacidad de contracción del esófago (hipomotilidad). Es importante tener en cuenta que el esófago realiza movimientos llamados peristálticos para facilitar el paso de los alimentos. En el caso de los perros, esta afección puede ser congénita o adquirida.

Variantes de esofagomegalia en canes

El megaesófago en perros se puede clasificar en dos tipos, el congénito y el adquirido. Cada uno de ellos afecta a diferentes etapas de la vida de estos animales. Mientras que el congénito se da en cachorros desde su nacimiento, el adquirido puede desarrollarse en cualquier momento, independientemente de la edad del perro.

El megaesófago congénito se presenta en cachorros, quienes ya nacen con esta afección. Durante los primeros meses de vida, es posible observar una serie de síntomas que indican la existencia de esta enfermedad. El esófago del cachorro no puede contraerse adecuadamente, lo que afecta a su función de impulsar los alimentos hacia el estómago. Como consecuencia, se suele producir una dilatación en una parte del esófago, mientras que el resto se expande como un globo.

Podríamos describir al megaesófago congénito como una forma de esta enfermedad que afecta principalmente a cachorros. Desde su nacimiento, estos perros ya padecen esta condición, lo cual se hace evidente durante sus primeros meses de vida. La reducción en la contracción del esófago impide su función de empujar los alimentos hacia el estómago. Como resultado, una parte del esófago se dilata, mientras que el resto se infla como un globo.

Factores desencadenantes del megaesófago en caninos

Megaesófago adquirido en perros adultos

El megaesófago adquirido puede afectar a perros adultos debido a diversas causas, como la presencia de un cuerpo extraño o la miastenia que afecta a la motilidad del esófago. Esto provoca una dilatación del esófago que dificulta la deglución y aumenta la regurgitación.

Tratamiento y alimentación para perros con megaesófago adquirido

El tratamiento adecuado para el megaesófago adquirido en perros dependerá de la causa que lo origine, por lo que es importante que un veterinario lo determine. Además, es esencial prestar atención a la alimentación de un perro con megaesófago, ya que es fundamental para mantener una nutrición adecuada. En perros adultos, también es posible que se produzcan neumonías por aspiración.

Dificultad para resolver el megaesófago adquirido en perros adultos

Es importante saber que el megaesófago adquirido en perros adultos puede ser un problema difícil de resolver, ya que no siempre es fácil identificar la causa que lo provoca. Además de cuerpos extraños y miastenia, también pueden ser posibles causas neuropatías, esofagitis, enfermedad de Addison, tumores o hipotiroidismo. En muchos casos, la causa sigue siendo desconocida, lo que se conoce como megaesófago idiopático.

Duración de vida en perros con megaesófago Hasta cuándo pueden sobrevivir

En perros adultos, el megaesófago es irreversible. A pesar de esto, con cuidados adecuados y una alimentación apropiada, algunos animales pueden vivir muchos años e incluso sobrevivir. Es importante estar atentos a posibles complicaciones respiratorias y detectarlas lo antes posible.

En el caso de cachorros con megaesófago congénito, no hay motivo para preocuparse, ya que pueden llevar una vida completamente normal. Ambos casos, tanto en perros adultos como en cachorros, indican que una correcta atención y seguimiento de las recomendaciones y tratamientos del veterinario, pueden garantizar una vida normal para el perro.



Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no estamos autorizados para recetar tratamientos veterinarios o realizar diagnósticos. Si tu mascota presenta algún tipo de condición o malestar, te invitamos a llevarla al veterinario para una evaluación profesional. La salud de tu mascota es lo más importante.

Indicadores del dilatación esofágica en canes

Es común que, como resultado del megaesófago, se pueda desarrollar una neumonía por aspiración, especialmente en cachorros. En estos casos, el animal presentará síntomas como fiebre, dificultad respiratoria, crepitaciones en los pulmones y secreción nasal mucopurulenta.

Una complicación no poco frecuente del megaesófago es la invaginación del estómago en el esófago, lo que puede provocar la muerte súbita (intususcepción gastroesofágica). Además, si el problema persiste sin un tratamiento adecuado, también puede desarrollarse una desnutrición grave.

Para confirmar el diagnóstico de dilatación esofágica, es necesario realizar pruebas de imagen mediante radiografía simple o radiografía de contraste. Esta última puede proporcionar una visión más clara de la luz del esófago. En ese caso, se recomienda que el contraste se combine con la comida, de modo que se pueda observar adecuadamente la patología de la motilidad.

Factores que desencadenan el megacólon en caninos

Tipos de Megaesófago

El megaesófago es una enfermedad que se caracteriza por la dilatación del esófago, el cual es el tubo que lleva los alimentos desde la boca hasta el estómago. Esta afección puede presentarse de diferentes formas, dependiendo de su origen y desarrollo. A continuación, veremos los distintos tipos de megaesófago y sus características principales.

Megaesófago congénito

Se conoce como megaesófago congénito a la forma de esta enfermedad que se presenta desde el nacimiento. Sin embargo, suele manifestarse con mayor claridad a partir del destete, cuando el cachorro empieza a comer alimentos sólidos y experimenta dificultades para digerirlos, regurgitándolos. Se cree que esta dilatación esofágica está relacionada con una inmadurez del sistema neuromuscular.

Megaesófago secundario

Este tipo de megaesófago aparece como una consecuencia de una enfermedad o lesión principal. Entre las patologías o condiciones que pueden estar relacionadas se encuentran la miastenia gravis, la disautonomía, el botulismo, el moquillo, las intoxicaciones (especialmente por plomo), las neoplasias, los cuerpos extraños, las fístulas, las malformaciones, los anillos vasculares y los trastornos hormonales como el hipoadrenocorticismo o el hipotiroidismo.

Megaesófago idiopático adquirido

En este caso, no se conoce con certeza la causa inicial de la dilatación esofágica. Aunque existen diversas teorías al respecto, como la presencia de neurotoxinas en el organismo o causas hereditarias, todavía no se ha determinado una explicación definitiva. En ocasiones, este tipo de megaesófago puede aparecer después de una cirugía o como una secuela de una infección o lesión previa.

Artículos relacionados