como se distribuye la energia electrica

Descubre cómo se distribuye la energía eléctrica y su camino a través de España

Aprende sobre la distribución de la electricidad y entiende cómo la energía generada en nuestras infraestructuras de transporte puede ser transformada y entregada a distintos hogares y empresas.

Red de transporte

La red de transporte en España es vital para la distribución de la electricidad en todo el país. Su función principal es convertir la alta tensión en una más baja que pueda ser utilizada en cada lugar, y para ello se utilizan líneas de alta tensión con una capacidad de hasta 400.000 voltios. Estas líneas están formadas por torres de alta tensión que se pueden observar en todo el territorio español.

######

La responsabilidad de la operación de la red de transporte recae en la empresa pública Red Eléctrica de España (REE). Esta compañía es la encargada de construir, mantener y operar la red, además de gestionar todo lo relacionado con el sistema eléctrico nacional e internacional. Es gracias a su labor que se logra llevar la energía eléctrica desde las centrales generadoras hasta las subestaciones de transformación.

Red de distribución

En España, la red de distribución es esencial para llevar el suministro eléctrico a todos los hogares y empresas, junto con la red de transporte.

Esta red es crucial para distribuir la electricidad desde los centros de transformación en todo el país, donde se necesita para iluminar y alimentar electrodomésticos y otros aparatos en los espacios.

Distintas empresas privadas son las encargadas de operar la red de distribución española. Cada una tiene una zona geográfica asignada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Por lo tanto, el usuario no puede elegir qué empresa será responsable de proporcionar el suministro eléctrico para su hogar o negocio.

La estructura de la red eléctrica en España Cuáles son sus componentes

La red de distribución eléctrica en España se compone de líneas de media y baja tensión, a diferencia de la red de transporte. En este caso, las infraestructuras implicadas son:

  • Líneas de media tensión: encargadas de llevar la electricidad desde las subestaciones eléctricas hasta los enlaces primarios de la red de baja tensión.
  • Líneas de baja tensión: se encargan de distribuir la electricidad desde los enlaces primarios hasta los transformadores en las calles y los edificios.

El recorrido de la energía eléctrica hacia nuestros hogares

La red de transporte y distribución de electricidad es imprescindible para garantizar el suministro de energía en el país. Esto se logra gracias a la estrecha colaboración entre ambas redes, trabajando juntas para alcanzar un mismo objetivo: abastecer de electricidad a la población.

Para lograr una red de transporte y distribución más eficiente y sostenible, el Gobierno de España está impulsando el desarrollo de nuevas tecnologías. En línea con este propósito, se realizan importantes inversiones en la construcción de líneas de alta, media y baja tensión, que permitirán ampliar la capacidad de la red. Además, se están implementando reformas en la normativa del transporte de electricidad, que se adaptarán a las nuevas necesidades del sector.

Las principales opciones de producción de energía eléctrica

¿Te has preguntado alguna vez cómo se produce la electricidad? Existen dos tipos de fuentes de energía en función de la capacidad que tiene la naturaleza para generarlas: renovables y no renovables.

Las energías renovables provienen de fuentes naturales como el sol, el calor de la tierra, el viento y el agua. Al ser recursos inagotables, no producen emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), siendo amigables con el medio ambiente.

Por otro lado, las energías no renovables se obtienen a partir de combustibles fósiles como el carbón, el gas natural, el petróleo o la energía nuclear. Su uso fue popular en el pasado por su eficiencia en satisfacer la demanda, pero su extracción y transporte es limitado y generan emisiones contaminantes.

Explorando las principales fuentes de energía primarias para la generación de electricidad

La fuente de energía solar proviene de la irradiación del sol, en diferentes formas como luz, calor y rayos ultravioleta. Esta fuente de energía se obtiene en las centrales solares y se clasifica en dos tipos:

La energía eólica se convierte en electricidad a través de un aerogenerador. Estos parques eólicos se clasifican en dos categorías según su ubicación:

En el océano, la energía del viento es aprovechada para generar electricidad mediante molinos eólicos instalados en el fondo marino o a través de sistemas más recientes y menos intrusivos de flotación en el mar.

Beneficios de la infraestructura eléctrica en España una mirada a la red de distribución

La importancia de la red de distribución en el suministro eléctrico es indiscutible.

Tanto la red de transmisión como la red de distribución son fundamentales para garantizar que la electricidad llegue a todos los rincones de un país.

En términos de beneficios, ambas redes tienen similitudes notables.

Esto se debe a que, en conjunto, permiten que la electricidad sea distribuida de manera eficiente y fiable en todo el territorio.

Algunas de las ventajas que ofrecen son:

  • Cobertura completa: La red de distribución cubre todos los puntos del país, garantizando un acceso universal a la energía eléctrica.
  • Fiabilidad: Gracias a la conexión en red, se evitan interrupciones en el suministro eléctrico, lo que asegura un suministro constante y confiable.
  • Accesibilidad: La estructura de la red permite que la electricidad llegue a lugares remotos y de difícil acceso, facilitando el desarrollo en zonas rurales y aisladas.
  • Flexibilidad: La red de distribución puede adaptarse a las demandas de energía de cada región, asegurando un suministro adecuado en todo momento.

La crucial relevancia de producir energía eléctrica en la era actual

La producción de electricidad abarca todos los procedimientos para convertir distintos tipos de energía (química, cinética, mecánica, etc.) en energía eléctrica.

La creciente población mundial y la digitalización han impulsado el desarrollo industrial y la demanda de electricidad, lo que nos enfrenta al desafío de garantizar un suministro sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Es importante tener en cuenta que nuestros recursos naturales son limitados. Por esta razón, cada vez cobran más importancia las energías renovables (solar, eólica, hidráulica, etc.). La transición hacia estas fuentes energéticas constituye una herramienta esencial para empresas, gobiernos y ciudadanos, con el fin de producir, distribuir y consumir energía sin emitir grandes cantidades de gases de efecto invernadero (GEI). Nos encaminamos hacia una economía descarbonizada, en la que se prioriza la eficiencia energética y las energías limpias para mitigar el impacto del cambio climático.

El proceso de producción y reparto de la energía eléctrica

¿Te has preguntado alguna vez cómo llega la luz a tu hogar? Es curioso pensar en cómo la energía eléctrica recorre un largo camino desde su generación hasta que llega a nuestros interruptores. Después de todo, no es algo que normalmente nos cuestionemos en nuestro día a día.

La electricidad es una fuente de energía secundaria. Esto significa que, para producirla, es necesario utilizar una fuente de energía primaria obtenida de la naturaleza. En este sentido, existen diferentes formas de obtener electricidad:

  • Mediante la combustión de recursos fósiles como el carbón, el petróleo o el gas natural
  • Por medio de la energía nuclear a través de la fisión de átomos
  • Mediante el uso de fuentes renovables como la energía solar, eólica o hidroeléctrica

Una vez que se obtiene la energía a partir de alguna de estas fuentes, se realiza su conversión en electricidad y se transmite desde la planta eléctrica hasta la subestación eléctrica. Estas subestaciones son esenciales para tratar y regular adecuadamente la electricidad antes de su distribución a los hogares y establecimientos. Normalmente, las subestaciones más grandes se encuentran en la periferia de las ciudades, mientras que las más pequeñas pueden incluso instalarse dentro de un edificio.

¡Impresionante, ¿verdad?

Artículos relacionados