centro de salud la mojonera

Centro de salud La Mojonera Consultas telefónicas disponibles para su comodidad

El concejal, José Miguel Hernández, ha demandado una junta con la ministra de salud, Catalina García, debido a la falta de transparencia de la autoridad de salud en Almería.

La cantidad de complicaciones se ha incrementado drásticamente

El máximo responsable municipal, José Miguel Hernández, hace hincapié en el aumento considerable de problemas causado por la situación actual. Entre ellos, destaca el incremento en los tiempos de espera, que en la mayoría de las peticiones supera los diez días, y la transición a consultas telefónicas. Además, señala el problema de la falta de servicio de Urgencias, lo que obliga a desplazarse hasta Vícar incluso durante el horario de consulta del centro de salud de La Mojonera.

En su petición de reunión, el alcalde de La Mojonera también expone que las citas presenciales se derivan al municipio de Vícar, lo que supone dificultades de desplazamiento, especialmente para las personas mayores que no disponen de transporte propio, pero también para la población inmigrante y los trabajadores que deben acudir en horario laboral.

En los últimos dos años, el Ayuntamiento de La Mojonera ha mantenido numerosas reuniones con responsables del Distrito Sanitario Poniente y el delegado territorial de Salud y Consumo, Juan de la Cruz Belmonte. Sin embargo, lejos de resolverse, la situación ha empeorado y actualmente el Centro de Salud funciona con servicios mínimos.

Anhelo la muerte del chiquillo

En el mejor de los casos, la cita la dan para dos semanas. Así lo cuenta Rosa Rodríguez, vecina de La Mojonera, cuyo nieto de dos años tenía 40ºC de fiebre y fue enviado al Centro de Salud de Vícar porque "no había pediatras". A pesar de que Rosa no tenía coche, el personal del centro le dijo que "ese no era su problema y que no podían verlo". La angustiada abuela asegura que le daban la cita para dentro de dos semanas, un hecho que le resultó inconcebible ya que su nieto tenía una alta temperatura y necesitaba atención médica urgente.

Este caso contrasta con lo que aseguraba la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía en Almería. Según ellos, en La Mojonera se han puesto en marcha consultas de Acogida que han atendido a más de 2.200 pacientes en los últimos dos años. Estas consultas están destinadas a aquellos pacientes que no han podido obtener una cita en el día y cuya consulta no puede ser aplazada. Son atendidos por profesionales de enfermería altamente cualificados y se esfuerzan por resolver los problemas de los pacientes con eficacia.

Además, desde la Delegación insisten en que el punto de urgencias más cercano dentro de la misma Unidad de Gestión Clínica (UGC) es el SUAP de Puebla de Vícar, a solo 13 minutos del Centro de Salud de La Mojonera. A esto, agregan que el SUAP de Roquetas de Mar se encuentra a 15 minutos, el SUAP de Ejido Norte a 19 minutos y el Hospital de Poniente a 15 minutos de distancia. Aparentemente, el acceso a atención médica de urgencia es rápido y cercano para los residentes de La Mojonera.

La importancia de una alimentación saludable

Una buena alimentación es crucial para mantener una buena salud. Los alimentos que consumimos proporcionan los nutrientes y la energía necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Por lo tanto, una alimentación saludable es esencial para prevenir enfermedades y asegurar un buen bienestar general.

En la actualidad, muchas personas llevan una dieta poco saludable que se basa en alimentos procesados con altos niveles de grasas saturadas, azúcares refinados y otros aditivos poco saludables. Esto puede llevar a problemas de salud como la obesidad, la diabetes, enfermedades del corazón y más.

Una alimentación saludable se compone de una variedad de alimentos frescos y naturales como frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables. Es importante mantener un equilibrio adecuado entre los distintos grupos alimenticios para obtener todos los nutrientes esenciales que nuestro cuerpo necesita.

Además, una buena alimentación no solo beneficia a nuestro cuerpo, sino también a nuestra mente. Consumir alimentos saludables puede mejorar nuestro estado de ánimo y proporcionar la energía necesaria para realizar nuestras actividades diarias.

Por último, es importante recordar que una alimentación saludable no se trata solo de lo que comemos, también se trata de cómo lo comemos. Es necesario tomar el tiempo adecuado para comer y disfrutar de nuestras comidas en un ambiente tranquilo y relajado.

Por lo tanto, es necesario tomar decisiones informadas y hacer cambios en nuestra dieta para asegurarnos de que estamos proporcionando a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita para funcionar de manera óptima.

Los efectos de una dieta desequilibrada en nuestro cuerpo

Una correcta alimentación es esencial para mantener nuestro cuerpo sano y funcionando adecuadamente. Sin embargo, una dieta desequilibrada puede tener efectos negativos en nuestra salud a corto y largo plazo.

Una dieta desequilibrada se refiere al consumo excesivo o insuficiente de ciertos nutrientes, lo que puede llevar a deficiencias o excesos en nuestro organismo. A continuación, se presentan algunos de los efectos más comunes que una dieta desequilibrada puede tener en nuestro cuerpo:

  • Sobrepeso y obesidad: El consumo excesivo de alimentos ricos en grasas, azúcares y carbohidratos puede llevar a un aumento de peso y al desarrollo de obesidad, lo que aumenta el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.
  • Deficiencias nutricionales: Una dieta desequilibrada puede causar falta de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales para nuestro cuerpo. Esto puede llevar a problemas como anemia, debilidad en el sistema inmunológico y problemas de crecimiento y desarrollo.
  • Problemas digestivos: El consumo excesivo de ciertos alimentos, como grasas y azúcares, puede causar problemas digestivos como diarrea, estreñimiento, acidez estomacal y gases. También puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades intestinales como la diverticulitis.
  • Cambios en el estado de ánimo: Una dieta desequilibrada puede afectar nuestro estado de ánimo, causando irritabilidad, ansiedad y depresión. Esto se debe a que ciertos nutrientes, como los carbohidratos complejos y los ácidos grasos omega-3, son importantes para la producción de serotonina y otros neurotransmisores que regulan nuestro estado de ánimo.
  • Enfermedades crónicas: Una dieta desequilibrada puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Esto se debe al consumo excesivo de grasas y azúcares, que puede elevar los niveles de colesterol y glucosa en sangre, así como aumentar la inflamación en nuestro cuerpo.
  • Es importante tener en cuenta que una dieta desequilibrada no solo afecta a nuestro cuerpo, sino también a nuestra mente y bienestar en general. Por lo tanto, es fundamental mantener una alimentación variada y equilibrada que incluya todos los grupos de alimentos en las cantidades adecuadas.

    ¡No descuides tu alimentación y cuida de tu cuerpo para llevar una vida saludable y plena!

    Cómo mejorar nuestra alimentación día a día

    Una alimentación saludable es fundamental para mantener una buena salud, sin embargo, muchas veces no le damos la suficiente importancia y terminamos descuidando lo que comemos. Afortunadamente, existen pequeñas acciones que podemos implementar en nuestra rutina para mejorar nuestra alimentación día a día. A continuación, te presentamos algunas de ellas:

    • Consume más frutas y verduras: Estos alimentos son una fuente importante de vitaminas, minerales y fibra. Intenta incorporarlos en cada una de tus comidas, ya sea en forma de ensaladas, jugos o como acompañamiento.
    • Evita las comidas procesadas: Los alimentos procesados suelen contener altos niveles de grasas, azúcares y sodios que no son beneficiosos para nuestra salud. Opta por alimentos frescos y preparados en casa siempre que sea posible.
    • Incluye diferentes grupos de alimentos: Una alimentación balanceada debe contener una variedad de alimentos de diferentes grupos, como cereales integrales, proteínas magras, lácteos bajos en grasa y grasas saludables.
    • Aumenta tu consumo de agua: El agua es esencial para nuestro cuerpo y muchas veces no bebemos la cantidad necesaria. Intenta beber al menos 8 vasos de agua al día y evita la ingesta excesiva de bebidas azucaradas o alcoholicas.
    • Cocina con aceite de oliva: El aceite de oliva es una grasa saludable que puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Opta por cocinar con este tipo de aceite en lugar de grasas saturadas como la mantequilla.
    • No te saltes el desayuno: El desayuno es la comida más importante del día y nos proporciona la energía necesaria para empezar el día. No te saltes esta comida y elige opciones saludables como frutas, cereales integrales y proteínas magras.
    • Con pequeños cambios en nuestra rutina, podemos mejorar nuestra alimentación día a día y cuidar nuestra salud.

      Los beneficios de incluir frutas y verduras en nuestra dieta

      Una alimentación balanceada es esencial para mantener un estilo de vida saludable. Pero, ¿qué papel juegan las frutas y verduras en nuestra dieta?

      Las frutas y verduras son una fuente natural de vitaminas, minerales y antioxidantes que ayudan a nuestro cuerpo a funcionar correctamente y a prevenir enfermedades. Aquí te presentamos algunos de sus principales beneficios:

      • Nutrición: Las frutas y verduras son ricas en nutrientes esenciales que nuestro cuerpo necesita para estar saludable. Son una excelente fuente de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.
      • Prevención de enfermedades: Una dieta rica en frutas y verduras puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.
      • Control del peso: Las frutas y verduras son bajas en calorías, lo que las convierte en una excelente opción para incluir en una dieta para controlar el peso.
      • Mejora la digestión: La fibra presente en las frutas y verduras favorece la digestión y previene el estreñimiento.
      • Fortalece el sistema inmunológico: Las frutas y verduras son una fuente importante de vitamina C, esencial para el funcionamiento adecuado de nuestro sistema inmunológico.
      • Es recomendable incluir una variedad de frutas y verduras en nuestra dieta diaria, para obtener todos sus beneficios y disfrutar de una alimentación saludable. Recuerda que cada una tiene nutrientes específicos, por lo que es importante variar y consumir diferentes tipos de frutas y verduras de distintos colores.

        Ahora que conoces los beneficios de incluir frutas y verduras en tu dieta, ¡no esperes más para agregarlas a tu alimentación y mejorar tu calidad de vida!

        Artículos relacionados